Es innegable que esta ronda de negociaciones sobre la ampliación del tope de la deuda ha sido la más tensa desde 2011. Sin embargo, la constatación de que un retraso en el acuerdo tendría consecuencias potencialmente catastróficas e impredecibles para las bolsas de EE. UU. y todo el mundo parece haber empujado a los dos bandos a sentarse a la mesa. Tanto los demócratas como los republicanos han hecho concesiones para alcanzar un acuerdo que desplaza el debate sobre esta cuestión hasta después de las elecciones presidenciales del próximo año.

A corto plazo, sin duda supondrá un alivio que tirará al alza de los mercados de activos de riesgo, ya que ha desaparecido la amenaza de un suceso extremo. Sin embargo, ahora pasamos de un periodo en el que el Tesoro ha estado retirando fondos de su cuenta general (alrededor de 360.000 millones de dólares en los primeros cinco meses de este año) a otro en el que la entidad necesita recomponer sus saldos. Hasta qué punto los recompondrá es objeto de debate, pero la entidad querrá contar con un margen de seguridad considerablemente más alto que en fechas recientes y podría llevarlo perfectamente hasta los 600.000-650.000 millones de dólares que promediaba a comienzos de 2022. Probablemente esto se lleve a cabo mediante un aumento considerable de la emisión de letras del Tesoro y el debate se centrará en la rapidez con la que querrán restaurar los amplios márgenes de seguridad anteriores de la cuenta general, especialmente cuando también está produciéndose un drenaje constante de liquidez a causa de la reducción de los estímulos cuantitativos.

El acuerdo del tope de la deuda da lugar a una reducción del gasto, pero las estimaciones apuntan a que su efecto será una caída del PIB de alrededor de un 0,1-0,2% durante los próximos dos años. Sin embargo, lo más probable es que la resolución de las negociaciones haya hecho que la cuenta del Tesoro deje de ser un estímulo importante en la economía estadounidense para convertirse en una rémora considerable. Sumado a los efectos tangenciales, aunque negativos, de los recortes del gasto, la economía estadounidense, que mostró una sorprendente solidez en el primer semestre, va a experimentar un deterioro en la segunda mitad del año.
The value of active minds: pensamiento independiente
Una característica clave del enfoque de inversión de Jupiter es que evitamos la adopción de una visión de la casa, prefiriendo permitir a nuestros gestores de fondos especializados formular sus propias opiniones sobre su clase de activos. En consecuencia, debe tenerse en cuenta que todas las opiniones expresadas -incluidas las relativas a consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza- son las del autor o autores, y pueden diferir de las opiniones mantenidas por otros profesionales de la inversión de Jupiter.
Información importante