En 2024 se celebra un número récord de elecciones en todo el mundo, también a lo largo y ancho de la región de Asia-Pacífico, por lo que este año el contexto político y geopolítico es una consideración especialmente relevante para los inversores.

En Asia, ya conocemos los resultados de las elecciones en Taiwán e Indonesia, aunque en ambos casos fueron los esperados y el statu quo se mantuvo. En abril comienzan las votaciones para las elecciones generales de la India y los resultados se conocerán en junio; en este sentido, el resultado más probable es una reelección de Modi después de que el partido BJP obtuviera unos resultados mejores de lo previsto en las recientes elecciones a los parlamentos de los estados.

Sin embargo, son los resultados electorales fuera de la Asia los que probablemente más influyan este año en las bolsas de la región de Asia-Pacífico (menos Japón) y en todo el mundo. Todas las miradas están puestas en las elecciones estadounidenses de noviembre, cuyos resultados tendrán sin duda una gran transcendencia. Si ganara Donald Trump, podríamos asistir a una escalada de las tensiones geopolíticas, no solo en lo que respecta a la relación de EE. UU. con China, sino por las posibles implicaciones que también tendría en Oriente Medio y Ucrania.

Remotos y conectados

Ante este complejo entorno político, creemos que nuestra estrategia Asian Equity Income, centrada en compañías que generan «ingresos de calidad», debería estar bien colocada para soportar turbulencias. A la hora de tomar nuestras decisiones de inversión, siempre incorporamos una visión sobre el entorno político y geopolítico de cada país, junto con otros factores macroeconómicos. En caso de que cambiemos nuestra visión a medida que evolucione la coyuntura, nuestro enfoque activo centrado en acciones de gran liquidez nos permitirá adaptar nuestro posicionamiento de forma acorde.

 

En fechas recientes, elevamos nuestra exposición a empresas tecnológicas al aumentar nuestra convicción en el sector; así, creemos que varias de nuestras posiciones deberían estar preparadas para beneficiarse considerablemente del despliegue global de la IA a largo plazo. Estas empresas tecnológicas pueden considerarse como parte de nuestra exposición «remota», es decir, empresas que generan ingresos en todo el mundo, con gran capacidad de adaptación, que ostentan posiciones de liderazgo en sus mercados y han sido muy beneficiosas para nuestra estrategia en lo que llevamos de año.

 

Al mismo tiempo, a la vista de las mayores tensiones geopolíticas y posibles estallidos, también hemos decidido reforzar nuestras posiciones en una empresa de defensa y una empresa de minas de oro, además de incorporar varias posiciones que consideramos una apuesta por la «lejanía». Identificamos estas últimas como compañías que, en nuestra opinión, están relativamente aisladas de la economía global —de las tensiones geopolíticas, los flujos y embargos comerciales, entre otros factores— y, por lo tanto, tienen menos probabilidades de verse afectadas por lo que está ocurriendo en otras partes del mundo. Existen varias empresas muy atractivas en los países emergentes de la región de Asia-Pacífico (menos Japón) que creemos que deberían beneficiarse de las sólidas trayectorias de crecimiento interno.

Lo mejor de los mercados emergentes

India e Indonesia son el segundo y el tercer mayor mercado emergente de Asia-Pacífico, respectivamente, y los dos países presentan unas sólidas perspectivas de crecimiento. Creemos que los dos se enfrentan a riesgos geopolíticos más bajos que otros países emergentes de la región, como China.

India es el tercer país con mayor peso en nuestra estrategia y el de mayor ponderación entre los mercados emergentes, con alrededor de un 18% (a finales de marzo de 2024). Creció más de un 7% en el ejercicio 2023/2024 y se prevé que siga creciendo a razón del 6,5%-7% durante los próximos años. La India posee un perfil demográfico favorable, caracterizado por una enorme población joven, y es el hogar no solo de varios líderes globales, sino también de acciones de consumo interno muy atractivas.

 

Por ejemplo, ITC es nuestra mayor posición en la India. Es la mayor empresa de bebidas y alimentos envasados de la India y cuenta con otras divisiones en áreas como el tabaco, la agricultura y los hoteles. Tres de cada cuatro hogares indios consumen las marcas de alimentación de ITC y sus marcas de alimentación se venden en tres cuartas partes de la distribución minorista india. ITC ofrece una rentabilidad por dividendo atractiva, posee un balance sólido y un equipo directivo muy profesional, y su acción es muy líquida.

 

También tenemos en cartera a Power Grid, que es una empresa india de distribución de electricidad. La empresa está beneficiándose del aumento de la demanda de electricidad en zonas urbanas, además de posibilitar el suministro en las zonas rurales, que están conectándose por primera vez. Power Grid nos parece una apuesta interesante por el desarrollo de la India.

 

Por otro lado, podemos encontrar oportunidades en Indonesia, un país cuya economía parece estar siguiendo los pasos de la India, ya que se prevé que crezca en torno al 5% durante los próximos años. Nuestra exposición aquí está formada por valores como Bank Rakyat, una entidad que está especializada en micropréstamos, dado que una parte importante de sus créditos es de menos de 100 dólares. Sus clientes viven en zonas muy remotas, a muchos kilómetros de las entidades financieras, y carecen de alternativas de financiación seguras. Bank Rakyat presenta unas elevadas rentabilidades sobre el capital y sobre sus activos, márgenes sólidos y una rentabilidad por dividendo atractiva.

Acceder a los mercados emergentes a través de los países desarrollados

También tenemos exposición a interesantes situaciones de crecimiento en los mercados emergentes a través de nuestras posiciones en empresas con domicilio en los países desarrollados. Por ejemplo, algunas de nuestras inversiones en tecnología se benefician de la fuerte y creciente demanda en Asia, así como en todo el mundo, como el fabricante por contrato Hon Hai, que fabrica teléfonos de Apple en la India y produce terminales móviles para clientes nacionales e internacionales. También tenemos en cartera a MediaTek, que es uno de los mayores diseñadores de chips del mundo y vende más chips para teléfonos que cualquier otra empresa. Aunque es una multinacional, muchos de sus chips los emplean los fabricantes de terminales de China.

Más allá del sector tecnológico, tenemos posiciones en empresas mineras, como BHP, que creemos que debería seguir beneficiándose de las ventas de materia primas a países como la India, que están invirtiendo más en infraestructuras y electrificación. En Singapur, tenemos en cartera el grupo bancario DBS, cuyos bancos operan en toda la región; Singapore Telecommunications, que también es una apuesta por el crecimiento de la región, con presencia en la India, Indonesia, Tailandia y Filipinas; y ST Engineering, que nos gusta por sus divisiones de defensa y Smart City, así como su negocio de mantenimiento, reparaciones y revisiones de aviones.

Resistencia en un año muy cargado políticamente

Al combinar la exposición a líderes mundiales bien conectados con un mayor número de oportunidades «remotas» atractivas en los mercados emergentes, creemos que nuestra estrategia está bien situada por soportar las turbulencias y la volatilidad en un año con una fuerte carga política. Confiamos en las perspectivas a largo plazo de las posiciones que mantenemos en la estrategia mediante un enfoque activo y sin restricciones centrado en empresas muy líquidas, lo que nos da la libertad de ajustar las posiciones si cambiamos de opinión.

 

Los ejemplos de posiciones tienen una finalidad exclusivamente ilustrativa y no constituyen una recomendación de compra o venta.

The value of active minds: pensamiento independiente: