2024 promete ser un año importante desde el punto de vista electoral en todo el mundo. Taiwán irá a las urnas en enero, la India en abril/mayo y EE. UU. y probablemente el Reino Unido también votarán a finales de año. India es la mayor democracia del mundo, con más de 900 millones de votantes registrados, y estas elecciones se celebran en un momento interesante. Narendra Modi es el primer ministro del país desde 2014 y el BJP ganó cómodamente las últimas elecciones generales con 303 de los 545 escaños del parlamento, pero ¿será tan sencillo esta vez?

¿Se encamina Modi a un tercer mandato?
Ante las elecciones que se celebraron en diciembre en los estados de Madhya Pradesh, Rajastán, Chhattisgarh, Telangana y Mizoram, los encuestadores manejaban unas expectativas bajas para el BJP, el partido en el gobierno, porque históricamente estos estados nunca habían sido muy afines de este partido. ¡Cómo cambian las cosas! El BJP se anotó tres victorias en Madhya Pradesh, Rajastán y Chhattisgarh y aumentó el número de escaños en Telangana y Mizoram. Creemos que estos resultados hacen que sea muy probable que Modi se convierta por tercera vez en primer ministro en 2024. Algunos entendidos han comenzado incluso a hablar de un cuarto mandato de Modi ¡en 2029! Dado que el gobierno está firmemente comprometido con el crecimiento, creemos que este hecho es positivo para la continuidad de las reformas y el desarrollo a medio plazo. Así, las reformas de este último mandato han sido determinantes para el buen comportamiento reciente de la India.
Bonanza en los ingresos fiscales
Mientras el resto del mundo debe lidiar con unas condiciones financieras muy restrictivas y una inflación pertinaz, el crecimiento del PIB de la India alcanzó el 7,0% en el periodo de cuatro trimestres cerrado el tercer trimestre de 2023 1 , impulsado por el crecimiento del consumo privado y la inversión, unas infraestructuras públicas digitales de primer nivel mundial y una economía que está formalizándose a un ritmo mucho más rápido del que se esperaba.

En muchos aspectos, la India es la economía digital más avanzada del mundo, sostenida por unas cuantiosas inversiones públicas en el denominado «India Stack», que es de titularidad pública. Se trata de una exclusiva colección de componentes tecnológicos que sostienen la comunicación entre el gobierno y las empresas privadas a la hora de ofrecer productos y servicios posibilitados por la tecnología. Comprende la exitosa Unified Payments Interface, una plataforma de pagos digitales en tiempo real que facilita más de 11.400 millones de operaciones al mes2 y ahora representa el 72% de los pagos en la India por volumen, frente a un nivel de prácticamente cero en 2017 3 .

La rapidez y comodidad de esta economía digitalizada ha incorporado al sistema financiero formal enormes cantidades de operaciones, con el resultado de que no solo ha mejorado la inclusión financiera, sino que también ha generado ingresos fiscales para la administración pública. El ritmo es impresionante. Los ingresos mensuales por el GST (impuesto sobre bienes y servicios) han batido sistemáticamente las expectativas desde hace más de un año y, cuando estas expectativas se han corregido, los datos definitivos seguían sorprendiendo al alza.

¿A qué se destina esta bonanza fiscal? Al comienzo de la pandemia de COVID, la prioridad del gobierno fue asegurarse de que nadie pasara hambre, de ahí que un programa de alimentos gratuitos que ya existía se ampliase para dar cobertura a alrededor de 800 millones de personas en el país. Recientemente se ha anunciado que este programa se prorrogaba durante los próximos cinco años, lo que, sumado a un sistema de seguridad social y un sistema sanitario (seguro privado financiado públicamente), crea una importante red de seguridad que mejora la renta disponible y la solvencia crediticia para amplias franjas de la sociedad. Como vemos con las experiencias de Occidente, en muy pocas grandes economías del mundo el gobierno dispone de un margen fiscal amplio, pero esa es la feliz situación en la que se encuentra actualmente la India.
Una bolsa amplia, diversa y líquida
Desde la perspectiva de la inversión, eso significa para los que invierten en acciones indias que conviene prestar atención a las empresas que están bien posicionadas para beneficiarse de estas tendencias, especialmente la transición del capital desde la economía informal a la formal. La amplitud de las oportunidades que ofrece la bolsa india es grande, con más de 400 empresas con una capitalización bursátil superior a 1.000 millones de dólares, por lo que los inversores activos disponen de un rico conjunto de oportunidades para seleccionar.

Ante todo este optimismo, es preciso recordar que los inversores siempre tienen la obligación de tener presentes los posibles riesgos. En el caso de la India, estos riesgos son la fortaleza del dólar estadounidense o una devaluación del yuan chino; lo primero se debe, en parte, a que influye en el coste del petróleo (India es uno de los mayores importadores de petróleo del mundo) y lo segundo, porque un yuan devaluado podría desencadenar una devaluación competitiva en todo el mundo.

En el pasado, los inversores internacionales han prestado más atención a los riesgos a los que se enfrenta la India que a las oportunidades que brinda. De hecho, sacaron dinero de la India en 2022 y seguían haciéndolo en fechas tan recientes como marzo de 2023. Los inversores nacionales, por su parte, han estado destinando mensualmente inmensas sumas de dinero al mercado indio gracias a una nueva generación de inversores de entre 20 y 30 años que han comenzado a ser financieramente activos. Esta cohorte invierte en acciones indias a través de planes de ahorro sistemático a largo plazo y los flujos mensuales superan actualmente los 2.500 millones de dólares. Esta mayor presencia de los inversores minoristas indios en el mercado es un cambio estructural que ha alterado la forma en que podría comportarse el mercado indio en el futuro. Un capital nacional más permanente debería traducirse en estabilidad en los precios de los activos comparado con el pasado, donde han predominado los inversores internacionales no especializados que hacían «turismo».

Todos estos elementos (la sólida posición fiscal del gobierno, la excelente situación demográfica de la India, la inflación moderada, el saludable crecimiento económico y los factores técnicos favorables en forma de un conjunto creciente de inversores que acceden al mercado) constituyen, en nuestra opinión, un buen puñado de razones por las que los inversores deberían prestar mucha atención a la India como destino para la inversión.
1 OCDE, Crecimiento del PIB del G20 – tercer trimestre de 2023
2 NPCI, estadísticas de producto, octubre de 2023, Unified Payments Interface (UPI) Product Statistics | NPCI
3 BofA Securities Global Research, Digital infra: Game-changing platforms helping in democratization of access, marzo de 2023

The value of active minds: pensamiento independiente:

Una característica clave del enfoque de inversión de Jupiter es que evitamos la adopción de una visión de la casa, prefiriendo permitir a nuestros gestores de fondos especializados formular sus propias opiniones sobre su clase de activos. En consecuencia, debe tenerse en cuenta que todas las opiniones expresadas -incluidas las relativas a consideraciones edioambientales, sociales y de gobernanza- son las del autor o autores, y pueden diferir de las opiniones mantenidas por otros profesionales de la inversión de Jupiter.

Información importante