El oro ha descendido después de coquetear con sus máximos históricos de marzo y de 2020 y creemos que los precios de los metales monetarios se perfilan para rebotar en el caso de que la Reserva Federal de EE. UU. vire y suavice su postura restrictiva actual.

 

La Fed ha prometido hacer lo que sea necesario para someter la inflación, lo que equivale a un endurecimiento sin tope. La inflación estadounidense se ha situado por encima de las previsiones (9,1% interanual en julio) y el mercado ha descontado rápidamente un ritmo más agresivo de subidas de tipos. Eso ha traído consigo un fuerte repunte de los tipos nominales (el bono a 10 años del Tesoro de EE. UU. alcanzó en junio su nivel más alto en una década), así como la revalorización del dólar y ventas generalizadas en muchas clases de activos.

Implícitamente, la Fed está diciendo que los tipos de interés reales, es decir, el interés que paga un bono después de descontar la inflación, pasarán de ser muy negativos a positivos en el futuro. Este hecho ha repercutido en los precios del oro, que se mueven a la inversa de los tipos reales a plazo. En el mercado a plazo, los inversores siguen suponiendo que la inflación desaparecerá y que todas las subidas de tipos prometidas ocurrirán. 

Endurecer en exceso 

Es un momento interesante para los alcistas en metales monetarios, como yo. ¿Debemos creer a la Fed? ¿Pueden los que fijan los tipos cumplir lo que dicen que van a hacer? No estoy tan seguro. La inflación fue la principal preocupación de los mercados durante la primera parte del año, pero lo que está empezando a dominar el debate es que los datos muestran una desaceleración del crecimiento económico y la posibilidad de una recesión. Muchos economistas están tomando nota.

 

Preocupa que la Fed endurezca en exceso y después tenga que virar el rumbo. El viraje expansivo de la Fed podría venir determinado por un «aterrizaje forzoso» en la economía o incluso por datos que pongan de relieve una relajación de la inflación, de tal modo que la Fed declare que no necesita subir más los tipos.

 

Ahí es donde se pondrá de relieve, en mi opinión, el valor de tener en cartera monedas alternativas, como el oro y la plata. El oro y la plata son apuestas por el hecho de que los tipos reales futuros no van a subir tanto como el mercado piensa porque la Fed no va a ser capaz de llevarlo a cabo. 

Demasiado dañino  

En mi opinión, el escenario más probable es que las condiciones económicas se debiliten lo suficiente como para que sea demasiado dañino continuar con las subidas de tipos. Este escenario probablemente haga que las expectativas en torno a los tipos de interés se diluyan en la curva de rendimientos con mayor rapidez que las expectativas de inflación.

 

Un aterrizaje forzoso o una recesión no hará necesariamente que la inflación desaparezca; pensemos en la estanflación. Por otro lado, las expectativas de subidas de los tipos de interés desaparecerían con bastante rapidez, en mi opinión. Eso sería bueno para el oro y la plata.

 

Conviene señalar que el precio del oro en dólares ha descendido este año en parte debido a la fortaleza del dólar en los mercados de divisas. El precio del oro en yenes, euros y libras esterlinas sigue siendo muy elevado.

Ruptura al alza  

Hemos regresado a unos mínimos históricos de participación en el mercado del oro. Eso crea el mejor punto de entrada posible para los inversores, en mi opinión. El oro cotiza en torno a 1.700 dólares la onza y para llegar a 2.100 dólares por onza, como en marzo, estaría atacando de nuevo los máximos históricos ajustados por la inflación. Creo que el oro tiene bastantes probabilidades de romper al alza el nivel récord de 2.100 dólares por onza. Los récords están hechos para romperse y la fortaleza del dólar no durará por siempre.

 

El mercado se mueve al son de las oleadas de endurecimiento y expansión. De cara al futuro, creo que se dan las condiciones idóneas para un regreso a un entorno más expansivo y un viraje de la Fed. Por eso creo que es el momento perfecto para que los inversores prudentes tengan oro y plata en su cartera.

El descenso de los rendimientos reales hace que suba el precio del oro 

Source: Bloomberg, as at 31.05.2022

The value of active minds: pensamiento independente