El mercado que ha dejado tras de sí la pandemia está obsesionado con la macroeconomía: el entusiasmo del mercado crece y mengua al son de los datos sobre los tipos de interés y la inflación, los sucesos de la guerra en Ucrania y la política económica de China. El tira y afloja en el que se hallan inmersos los inversores, las autoridades monetarias y los regímenes autoritarios está propiciando un aterrizaje accidentado de la economía hipertrofiada por la pandemia. Aunque a corto plazo esperamos que la incertidumbre persista, a largo plazo sabemos que el futuro, como siempre, vendrá determinado por los optimistas. El mercado tiende a ser más cínico que optimista, lo que crea ciclos de miedo. No elaboramos predicciones macroeconómicas y no intentamos adelantarnos al momento en el que se desplazará el foco del mercado. Por lo tanto, nuestras perspectivas para 2023 adoptan una visión a más largo plazo en la que dejamos de lado las predicciones precisas, buscamos tendencias de inversión sostenibles y nos dedicamos a comprender el contexto que rodea a algunas de nuestras inversiones.
La globalización pierde terreno
2023 traerá consigo importantes cambios que podrían dirigir los flujos de capital durante al menos la próxima década. La globalización pierde terreno. Después de varias décadas en las que la producción y el abastecimiento se trasladaron a regiones de costes más bajos, las empresas se han percatado de que sus cadenas de suministro son endebles y propensas a las perturbaciones. Durante los próximos años, pensamos que las empresas buscarán una mayor resiliencia aun a costa de una menor eficiencia. Las cadenas de suministro locales, incluidas las de la energía, el transporte y los semiconductores, demandarán innovación para abordar la escasez de mano de obra cualificada en los países desarrollados. Los avances en la automatización y la robótica, el diseño y la simulación por ordenador y los materiales sostenibles son áreas que están atrayendo innovación y capital. Aunque el software, los semiconductores, el comercio electrónico y la nube seguirán siendo importantes, creemos que la inversión en activos físicos acrecentará su peso. Los proveedores industriales, los fabricantes y los inmuebles industriales son áreas con exposiciones importantes a esta tendencia.

Más allá de las infraestructuras en torno a las cadenas de suministro, prevemos una mayor atención a la seguridad energética y su impacto medioambiental. Esta combinación probablemente se traduzca en un mayor énfasis en las energías alternativas, incluidas las fuentes incipientes como el hidrógeno. La Infrastructure Investment and Jobs Act de 2021 y la Inflation Reduction Act de 2022 en EE. UU. y la legislación aprobada en otras regiones están estimulando la inversión en estas transiciones. Aunque el atractivo inicial de la energía verde era su menor impacto medioambiental, las ventajas del futuro serán la estabilidad de los precios y la seguridad nacional. La innovación comprende áreas como la generación de calor industrial, la electrolisis del hidrógeno y los pequeños reactores modulares.
La transformación tecnológica
Estas tendencias no desvían nuestra estrategia, sino que aumentan el conjunto de oportunidades a nuestra disposición. El software y los semiconductores en particular, así como la tecnología en general, siguen siendo importantes y también están inmersos en los cambios del entorno. A medida que escaseen los recursos como el capital humano y las materias primas, estas áreas serán esenciales para aumentar la productividad. Además, algunas temáticas del pasado siguen siendo relevantes. El paso de lo analógico a lo digital continúa, la conectividad es esencial y el comercio gravita del dinero en metálico a los pagos digitales.
Evitar las predicciones y centrarse en la dimensión microeconómica
El mercado no le quita ojo a la macroeconomía, lo que significa que se mueve por las expectativas en torno a las políticas de tipos de interés, los datos de inflación y, en última instancia, el crecimiento económico. Formular predicciones económicas es un ejercicio inútil, sobre todo a corto plazo, lo que significa que la volatilidad podría continuar a medida que los actores del mercado oscilen entre el optimismo y el pesimismo. Nuestro estilo es no intentar acertar con los tiempos del mercado, sino evaluar factores específicos de las empresas. Sin embargo, en general pensamos que el optimismo a largo plazo es el mejor enfoque, habida cuenta, sobre todo, de que las valoraciones de las empresas en las que invertimos apuntan a un mercado excesivamente pesimista. Mantenemos nuestra opinión de que las empresas innovadoras y disruptivas que brindan valor al conjunto de sus partes interesadas son buenas inversiones durante un periodo de incertidumbre económica. Y más importante aún: mientras vemos cómo la innovación y la disrupción se contagian a toda la economía, los inversores que únicamente se fijen en los valores tecnológicos, o que inviertan en innovación atendiendo a la clasificación sectorial GICS1, podrían dejar pasar oportunidades. En este entorno, cuando evaluamos a las empresas en las que invertimos y dejamos la obsesión macroeconómica a otros, encontramos muchas razones para ser optimistas.
Perspectivas de Inversión 2023: El próximo cambio de fase
1 Global Industry Classification Standard
Con sede en Denver (EE. UU.), NZS Capital gestiona más de 1.000 millones de dólares en activos y se centra en empresas innovadoras que crean más valor para todos sus grupos de interés, como los inversores, los empleados, los proveedores, las sociedades en las que desarrollan sus actividades y el planeta en su conjunto, del que generan para ellas mismas. NZS Capital mantiene una alianza estratégica con Jupiter Asset Management.

The value of active minds: pensamiento independiente

Una característica clave del enfoque de inversión de Jupiter es que evitamos la adopción de una visión de la casa, prefiriendo permitir a nuestros gestores de fondos especializados formular sus propias opiniones sobre su clase de activos. En consecuencia, debe tenerse en cuenta que todas las opiniones expresadas -incluidas las relativas a consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza- son las del autor o autores, y pueden diferir de las opiniones mantenidas por otros profesionales de la inversión de Jupiter.

Información importante