Las perspectivas económicas de Europa son difíciles, pero las perspectivas de las empresas presentan motivos para el optimismo. Después de todo, siempre está más oscuro justo antes de amanecer.

Invertir en Europa se presenta como una propuesta bastante intimidante en la situación actual: una guerra a las puertas del continente, unas infraestructuras energéticas con serias deficiencias, inflación récord, presiones sobre el consumidor y subidas de los tipos de interés. Por suerte para nosotros, invertir en renta variable europea no es lo mismo que invertir en Europa.

La miopía de los mercados siempre se ha asemejado al típico perro que se persigue la cola. Cuando se desató el COVID en 2020, los actores del mercado se inquietaron por sus efectos sobre el comportamiento de los consumidores. Cuando remitió en 2021, dichos actores temblaron ante las perturbaciones que sufrían las materias primas. Cuando nos adentramos en 2022, esos mismos actores miraban con profunda preocupación las tasas récord de inflación y la crisis del coste de la vida. Sin lugar a dudas, estas perspectivas no conseguirán identificar la preocupación de los inversores que terminará definiendo las rentabilidades en 2023, pero sí sabemos algunas cosas:
1 Las alteraciones y restricciones a causa del COVID en todo el mundo se han reducido mucho y son mucho menos severas que en periodos anteriores. China podría ser la excepción, pero incluso allí se observan evidencias de una mayor movilidad, por ejemplo, en forma de cuarentenas más breves.
2 Los comentarios de las empresas apuntan de forma cada vez más clara a que las perturbaciones de las cadenas de suministro están corrigiéndose y, por lo tanto, los costes de flete y transporte marítimo están descendiendo.
3 Históricamente, la inflación y los tipos de interés se han movido en ciclos. Los nuevos paradigmas son muy escasos y dispersos. Las subidas de los tipos de interés terminan dando paso a los descensos, del mismo modo que el día sucede a la noche. En determinados periodos, diferentes estilos de inversión han tirado al alza de los mercados y la muerte de la inversión growth (escoger empresas que crecen más que la media del mercado) no es más cierta que la muerte de la inversión value (escoger empresas que parecen estar infravaloradas) que se contemplaba durante los últimos años.
4 Valoración. En todo el mundo, las cotizaciones se han desplomado y en Europa este fenómeno ha sido más acusado que en otras regiones. Las acciones europeas cotizan con un importante descuento frente a las estadounidenses: alrededor de un 50% más baratas por PER (un indicador de valoración que se calcula dividendo la cotización de una empresa por sus beneficios por acción). El descuento de las acciones europeas frente a las estadounidenses no había sido tan alto en los últimos cinco años y, en nuestra opinión, se encuentra en niveles extremos.
5 Algunas fuentes de crecimiento son realmente estructurales o se originan en cambios a gran escala. Por ejemplo, entre 2010 y 2020 la cantidad de datos que se crearon, consumieron y almacenaron en todo el mundo creció alrededor de un 3.000%. Las proyecciones indican que esta expansión no tiene visos de dar marcha atrás o frenarse en un futuro cercano.
6 Las acciones para luchar contra el cambio climático requieren abundantes inversiones para construir edificios más sostenibles y energéticamente eficientes, lo que incluye su aislamiento. Así, se calcula que los edificios suponen más del 40% de las emisiones de carbono en todo el mundo. La normativa y el gasto público en Europa y EE. UU. ya reflejan la necesidad de mejorar el parque actual de edificios y conseguir una mejor eficiencia de los nuevas construcciones. Por lo tanto, las empresas que puedan crear productos y soluciones para contribuir a mejorar la eficiencia de los edificios deberían estar en disposición de beneficiarse.
7 En 2016, más de 1.900 millones de adultos mayores de 18 años tenían sobrepeso. De estos, más de 650 millones sufrían obesidad. Lamentablemente, estas cifras siguen aumentando, ya que cada vez existe más riqueza en el mundo. Este hecho está dando lugar a más problemas de salud, como la diabetes (la enfermedad crónica que más crece), lo que aumenta la presión sobre los recursos sanitarios en todo el mundo. Existe una necesidad clara de empresas que puedan ayudar a contrarrestar esta tendencia.
El consenso maneja una visión sombría sobre la economía europea, pero pensamos que las perspectivas de las empresas y las bolsas europeas son más favorables. Si el mercado deja de fijarse en las malas noticias macroeconómicas y pone el foco en la evolución de cada empresa, pensamos que las empresas de calidad con exposición a tendencias de crecimiento de largo recorrido deberían brillar. Este es el perfil de las empresas a las que queremos estar expuestos para obtener rentabilidades a largo plazo.
Outlook 2023: Secular trends create challenges and opportunities

The value of active minds: pensamiento independiente

Una característica clave del enfoque de inversión de Jupiter es que evitamos la adopción de una visión de la casa, prefiriendo permitir a nuestros gestores de fondos especializados formular sus propias opiniones sobre su clase de activos. En consecuencia, debe tenerse en cuenta que todas las opiniones expresadas -incluidas las relativas a consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza- son las del autor o autores, y pueden diferir de las opiniones mantenidas por otros profesionales de la inversión de Jupiter.

Información importante