¿Es ahora un buen momento para que los inversores aumenten su exposición a los mercados emergentes? Nick Payne, responsable de estrategia de los mercados emergentes globales, y Oliver Lee, director de inversiones, explican dónde están encontrando actualmente las mejores oportunidades de inversión, los países y los sectores que siguen evitando y cómo incorporan los factores ESG a su proceso de análisis fundamental.

 

Cuando nos adentramos en 2022, muchos nunca habrían imaginado los trágicos sucesos que se desarrollarían. Como cabía esperar, la invasión rusa de Ucrania ha sacudido los mercados a escala mundial, en vista de que los líderes occidentales han impuesto importantes sanciones económicas a Rusia. El índice MSCI Emerging Markets cayó con fuerza tras la invasión y, aunque ha recuperado desde entonces parte de las pérdidas anteriores, sigue anotándose una caída del 5% desde el inicio del año1.

 

Si bien los mercados estrechamente relacionados con Rusia o Ucrania son los que más ventas han sufrido, hemos visto caídas generalizadas en todos los mercados emergentes, independientemente de los fundamentales. La clase de activos en su conjunto ahora nos parece especialmente barata, tanto en relación con la historia como comparada con otros mercados bursátiles.

 

Dada la amplitud del universo de inversión de los mercados emergentes y el hecho de que esos países pueden enfrentarse a más desafíos políticos, económicos o estructurales que las economías desarrolladas, consideramos que es especialmente importante articular un enfoque activo. Este puede permitirnos mitigar algunos de los riesgos principales asociados a esta clase de activos y también acceder a grandes oportunidades de inversión (o «superacumuladores») disponibles en países y sectores con menos riesgo.

Integración de los factores ESG 

Dado que han aumentado los precios del petróleo, el gas y las materias primas, los exportadores de energía y materias primas se han comportado especialmente bien hasta la fecha, mientras que los importadores, en general, se han visto afectados y siguen presionados. Si bien este hecho ha sido un lastre en términos relativos para la estrategia Global Emerging Markets Focus, tendemos a evitar las empresas de materias primas y petróleo en nuestra cartera por dos razones principales.

 

En primer lugar, estas compañías son cíclicas, lo que significa que son aceptadoras de precios, y su capacidad de generación de beneficios depende de los precios subyacentes de las materias primas. En su lugar, preferimos centrarnos en compañías de crecimiento de calidad que puedan ser fijadoras de precios y posean un mayor control sobre el futuro de su negocio.

 

En segundo lugar, los factores ESG (medio ambiente, sociedad y gobierno corporativo) han supuesto durante muchos años un componente clave de nuestro análisis fundamental, que se basa en nuestra creencia de que la cultura empresarial es muy importante para conseguir unos beneficios sostenibles a largo plazo. Nuestra estrategia promueve la transición a una economía con bajas emisiones de carbono, y también esperamos que las empresas en las que invertimos se alineen con los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas o los firmenEso significa que excluimos todas las compañías cuya actividad empresarial principal esté relacionada con los combustibles fósiles, así como el gasto militar y el tabaco. Estas exclusiones nos diferencian del índice MSCI Emerging Markets; de hecho, nuestra estrategia genera un 97% menos de emisiones de carbono que el índice2.

Rusia: sin inversiones desde hace años 

También es una de las razones por las que hemos evitado invertir en Rusia durante muchos años: siempre ha sido un mercado centrado en las materias primas y correlacionado en gran medida con el precio del petróleo a medio plazo. Además, llevamos algún tiempo siendo conscientes de los considerables riesgos políticos y de gobierno corporativo ligados a la inversión en Rusia y preferimos vender el resto de nuestras posiciones tras los envenenamientos de Salisbury en 2018.

 

A raíz de la invasión de Ucrania, nuestra estrategia se ha beneficiado de no invertir en Rusia, con respecto tanto al índice como a nuestros homólogos. Este posicionamiento fue inusual en el conjunto de nuestra categoría: a finales de 2021, solo el 8% de los fondos de mercados emergentes no mantenía ninguna posición en Rusia3 , aunque ya no se puede invertir en este país y ha sido eliminado del índice MSCI Emerging Markets.

 

En relación con otros países de la región, seguimos manteniendo una posición en Bank of Georgia. En febrero cayó con fuerza debido a un infundado riesgo de contagio, aunque se ha recuperado ligeramente desde entonces. Creemos que es un banco con gran calidad, ya que genera un 25% de ROE (rentabilidad sobre el capital) y posee unas sólidas perspectivas de crecimiento a largo plazo. No es una posición muy extendida entre los gestores de mercados emergentes y su precio nos parece atractivo.

India: sólidas perspectivas de crecimiento 

A nivel de países, nuestra mayor sobreponderación se encuentra en la India, con un 22%, en comparación con el 13% del índice. Creemos que posee un gran argumento de inversión a largo plazo y las perspectivas de crecimiento de su PIB (producto interior bruto) son muy fuertes, ya que el gobierno prevé un crecimiento del 9,2% este ejercicio y entre el 8% y el 8,5% el próximo. Esta aceleración del crecimiento se refleja en el aumento de las previsiones de beneficios empresariales; en este sentido, parece que la India registrará el segundo mayor crecimiento de los beneficios en Asia este año.

 

El actual conflicto en Ucrania no repercute directamente en la India, aunque creemos que podría tener un efecto indirecto en lo que se refiere al incremento de la inflación debido al encarecimiento de la energía. Sin embargo, la economía india es mucho menos sensible al precio del petróleo de lo que solía ser, gracias al crecimiento de los sectores exportadores durante la última década, que generan entradas de efectivo en moneda fuerte para cubrir el coste de la energía importada. Además, la India se ha mantenido relativamente firme a raíz del conflicto, en parte porque su creciente base de inversores nacionales está sosteniendo el mercado, haciéndolo menos volátil que en el pasado. Existe mucho margen para que esta tendencia continúe en vista de los importantes niveles de ahorro de los hogares de la India, de los que solo un 5% se canaliza hacia la bolsa. 

China: una mejora de las perspectivas 

China fue uno de los mercados bursátiles más denostados en 2021 y ha seguido registrando un mal comportamiento hasta la fecha. Mientras que nuestra sobreponderación fue positiva para la estrategia el año anterior, este año hemos aprovechado los puntos de entrada más baratos para reforzar las posiciones en Alibaba, Tencent, JNBY (ropa) y Country Garden Services (servicios inmobiliarios).

 

Consideramos que la coyuntura de China está mejorando y que existen varias razones para ser más optimistas. En cuanto a los últimos acontecimientos, nos animó ver que los responsables políticos chinos reforzaban su compromiso para conseguir su objetivo de crecimiento del PIB del 5,5%. Eso significa que las políticas en materia de regulación y tolerancia cero frente al COVID están empezando a relajarse ligeramente a medida que las autoridades priorizan el crecimiento económico. La política monetaria es cada vez más expansiva y esperamos ver nuevos estímulos presupuestarios, junto con otras medidas de apoyo para los consumidores. 

Énfasis en los «superacumuladores» 

Si bien los inversores deben permanecer atentos a los riesgos que puede conllevar la inversión en los mercados emergentes, la incorporación de los factores ESG a nuestro proceso de análisis fundamental nos ha permitido mitigar con éxito algunos de estos riesgos. Los mercados emergentes albergan algunas empresas líderes mundiales con potencial para generar rentabilidades sólidas. Estos «superacumuladores» muestran una elevada rentabilidad, poseen sólidas ventajas competitivas y pueden reinvertir en sus negocios para financiar el crecimiento futuro.

 

No somos inversores que nos guiemos por temáticas globales, pero nuestro proceso de inversión nos lleva a invertir en compañías que se enmarcan en gran medida en cuatro grandes tendencias: digitalización de las empresas y consumidores, desarrollo del consumo, infraestructuras tecnológicas e inclusión financiera. La pandemia ha acelerado algunos de estos procesos, como el comercio electrónico y el aprendizaje en línea, y esperamos que estas cuatro áreas prosperen durante los próximos años. 

Four high-conviction themes

We see multi-year, structural growth opportunities in the following areas:

Digitisation of business consumerFinancial inclusion

Digitalización de la empresa/del consumidor                                                                                           Inclusión financiera 
Comercio electrónico, computación en la nube, medios sociales, pagos digitales                      Acceso a productos financieros, tecnología financiera, 

                                                                                                                                                                                            pagos digitales

Technological plumbingConsumption upgrade

Infraestructura tecnológica                                                                                                             Desarrollo del consumo 
Microchips, centros de datos, infraestructura en la nube, 5G, IA                                        Clase media más rica, productos de mayor calidad, mejoras en el

                                                                                                                                                                         estilo de vida, demanda de servicios                                                                                                                                                             

1 Fuente: Bloomberg, a 25.03.22 en GBP 

2De acuerdo con la herramienta MSCI ESG Carbon Footprint Calculator, las emisiones de carbono de la estrategia por 1 millón de dólares invertido eran de 6,7 toneladas de CO2 a 4 de enero de 2022. En comparación, el índice de mercados emergentes de MSCI produce 216 toneladas de CO2 por 1 millón de dólares invertido.

3Solo el 8% de los fondos de mercados emergentes evita el hundimiento ruso, MorningstarJust 8% of Emerging-Markets Funds Miss Russian Collapse | Morningstar

The value of active minds: independent thinking