2021 ha sido testigo de la explosión de los tokens no fungibles (NFT) y de la adopción generalizada de las criptomonedas. Se trata de una tendencia que no hará más que reforzarse en 2022, a medida que los grandes bancos adopten la innovación y luchen contra las empresas Fintech en la próxima revolución digital, afirma Guy de Blonay, Responsable de Finanzas Globales e Innovación Financiera.

La política de los bancos centrales ayudará a las entidades financieras en 2022

El ritmo de la inflación, y si es transitoria, es la cuestión clave para los próximos 12 meses, y probablemente dicte la política de los bancos centrales en cuanto a si deben subir los tipos de interés. Creo que, aunque la inflación es alta, en última instancia está tocando techo y retrocederá el próximo año a medida que el crecimiento mundial se ralentice. Las perspectivas del sector financiero dependen en gran medida de las decisiones políticas que tomen los bancos centrales, sobre todo de cuándo subirán los tipos de interés, si es que lo hacen. No creo que veamos ninguna subida de tipos antes de 2023 en las principales economías desarrolladas, ya que los bancos centrales se verán igualmente tentados a seguir con una actitud de conciliación.

 

De cara a 2022, el entorno macroeconómico parece favorable para las empresas financieras, especialmente en EE.UU. y Europa. Si los tipos de interés a corto plazo se mantienen bajos y las expectativas de tipos de interés a largo plazo siguen aumentando, la rentabilidad seguirá aumentando, lo que apoyará a las entidades financieras. La recuperación económica está en marcha, y el sistema bancario mundial está pasando de un crecimiento nulo a una expansión sostenida con redistribución de capital (mediante dividendos) a los inversores. Esto significa que las perspectivas para las entidades financieras mundiales parecen saludables, impulsadas por los recientes y sólidos resultados trimestrales. A pesar de la fuerte evolución del precio de las acciones que hemos observado en los últimos 12 meses, creo que siguen teniendo una valoración atractiva debido a que los beneficios han aumentado más rápido.

Los grandes bancos aspiran a perturbar a los disruptores

Vivimos en un mundo que evoluciona aún más rápido que el que habitábamos antes de la pandemia del COVID-19. Esto puede ejemplificarse con un reciente titular de prensa; Ocado y Homebase han anunciado recientemente que ofrecerán reembolsos en bitcoin a sus clientes, facilitados por Mode, la empresa de banca abierta. El hecho de que en poco tiempo los consumidores puedan obtener bitcoin como opción de devolución de dinero en efectivo demuestra hasta qué punto la criptodivisa se está convirtiendo en algo habitual dentro de la conciencia pública. Estos cambios estructurales que se están produciendo en la sociedad y el ritmo de innovación que los acompaña presentan una plétora de oportunidades en el sector financiero mundial.

 

Uno de los temas más interesantes que se están desarrollando para 2022, es la tecnología financiera. En los últimos años, el mundo tradicional de las finanzas se ha visto sacudido por una oleada de empresas de tecnología financiera que han aprovechado la digitalización para perturbar a las empresas financieras tradicionales. Sin embargo, de cara a 2022, esta tendencia puede incluir represalias, ya que las grandes instituciones tradicionales contraatacan contratando a los mejores talentos tecnológicos, uniéndose a la forma de trabajar «ágil» e innovando, para recuperar su cuota de mercado y servir mejor a sus clientes.

 

La pandemia ha acelerado enormemente la tendencia a la banca y los sistemas de pago online que ya habíamos empezado a ver antes de la pandemia. El ritmo de la innovación financiera ha alcanzado una velocidad vertiginosa, ya que la mayor parte del gasto de los consumidores se realiza ahora online y las criptomonedas están empezando a calar en el comportamiento de los consumidores. Dentro de la tecnología financiera, veo uno de los mayores potenciales en los pagos digitales y sin efectivo. Todavía queda mucho camino por recorrer en la transición del dinero en efectivo a las tarjetas y del comercio minorista en las tiendas al comercio electrónico, y existe la oportunidad de crear grandes ecosistemas de tecnología financiera o «Super Apps» al estilo de Ant Financial y WeChat Pay.

Number of market participants in cryptocurrency

Más allá de los pagos, un número mucho más amplio de segmentos como InsurTech, PropTech, neobanks, gestión de la riqueza digital y criptomonedas están «cruzando el abismo», pasando de la etapa de adopción temprana a la siguiente fase de crecimiento: las masas. En 2020, 66 millones de participantes en el mercado habían operado con una criptomoneda o utilizado una aplicación de blockchain. Esta cifra se ha triplicado hasta los 260 millones este año, y espero que se multiplique de nuevo en 2022 a medida que continúe la integración de las criptodivisas en el comportamiento del consumidor general.

 

Creo que el cambio en el comportamiento de los consumidores y la aceleración del ritmo de la innovación financiera tras la pandemia es estructural, y no transitoria. Dado que la digitalización del sector de los servicios financieros está aún en pañales, espero un gran potencial alcista para los inversores.

The value of active minds – pensamiento independente