Esperamos que el crecimiento económico se frene en todo el mundo este año. Esta idea suscita un consenso relativamente amplio actualmente, pero es algo que llevamos pronosticando durante algún tiempo y, lo que es más importante, creemos que la magnitud de la desaceleración que se avecina no está descontada a día de hoy en los mercados de renta fija. Aunque los datos macroeconómicos siguen siendo bastante buenos, dado que las grandes cifras del PIB son aceptables en muchas partes del mundo y los mercados laborales resisten, muchos indicadores adelantados sugieren que esta situación podría no durar.

 

En 2022, fuimos testigos de un endurecimiento monetario extremo. A medida que este endurecimiento vaya calando en las economías durante los próximos 12 a 18 meses, el crecimiento debería deteriorarse aún más. De hecho, los PMI ya están descendiendo en muchas regiones del mundo. En este sentido, cabe destacar que el componente de nuevos pedidos del PMI está evidenciándolo de forma aún más acusada.

 

Además, la confianza de los consejeros delegados, que puede determinar los planes de inversión y contratación, se ha hundido. Los consumidores se enfrentan a dificultades en muchos países por el crecimiento real negativo de los salarios, el incremento de la deuda mediante tarjetas de crédito y los bajos niveles de confianza. Por lo tanto, conforme vaya avanzando el año será preciso vigilar de cerca el consumo, que supone alrededor del 70% del PIB en EE. UU. El endurecimiento de las condiciones financieras está reduciendo la actividad en los mercados de vivienda, donde los precios descienden de forma significativa en la mayoría de las regiones.  

La inflación remite. ¿Seguirán su estela los tipos?  

Entretanto, la inflación —la pesadilla de los inversores en renta fija— parece estar moderándose según los datos recientes. La inflación de los costes está aminorando; así, los índices de precios a la producción de China y EE. UU. tienden a la baja en tasa interanual, las presiones que sufren las cadenas de suministro están relajándose y las tarifas de transporte marítimo están desinflándose. La inflación de las materias primas está frenándose y muchos segmentos muestran tasas de crecimiento más bajas e incluso negativas. También cabe esperar que la vivienda, que constituye aproximadamente un tercio del IPC de EE. UU., eche el freno arrastrada por la caída de los precios de las casas. Si nos fijamos en indicadores de inflación de los alquileres más puntuales, como los alquileres de mercado en tiempo real, apreciamos cifras negativas en tasa mensual.

 

En el caso de que la inflación de los costes decaiga como se prevé y desciendan los precios de las materias primas, los bancos centrales cambiarán su postura en relación con la política monetaria. Seguimos pensando que es muy probable que la Reserva Federal de EE. UU. recorte tipos en el segundo semestre de 2023 y, en ese escenario, los tipos de la deuda pública deberían seguir retrocediendo. Además, los riesgos para la estabilidad financiera y el aumento del desempleo pueden adelantar el cambio de orientación de la política de los bancos centrales.

 

La depreciación de la vivienda (el tercer punto de nuestras perspectivas de inflación) nos lleva a adoptar una visión muy favorable sobre la renta fija pública, especialmente la de EE. UU., Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, donde esperamos unos tipos mucho más bajos a partir de ahora y pensamos que podrían conseguirse unas rentabilidades totales atractivas.  

Áreas con oportunidades  

Mientras que nuestras perspectivas de conjunto aprecian un crecimiento más bajo o recesión en muchas regiones del mundo, encontramos áreas atractivas que ofrecen oportunidades en los mercados de renta fija corporativa, tanto en los bonos Investment Grade como High Yield de los mercados desarrollados. Dentro de los bonos High Yield, vemos unas buenas perspectivas de rentabilidad en los bonos sénior garantizados en sectores defensivos como las telecomunicaciones, la atención sanitaria y el consumo básico. La volatilidad reciente ha creado oportunidades interesantes en títulos vinculados al capital de los bancos, mientras que también observamos oportunidades más específicas dentro de los sectores de los videojuegos y los cruceros.

 

Aunque tenemos un alto grado de convicción en que la política de los bancos centrales cambiará con la ralentización del crecimiento y que se avecinan tiempos mejores para los inversores en bonos, los plazos siempre son inciertos. Sin embargo, en el pasado los rendimientos se han movido mucho y muy rápido cuando los bancos centrales dan un golpe de timón a su política. Por fortuna, tras la subida de los rendimientos que vimos el año pasado, ahora los inversores reciben «recompensa por esperar», ya que la rentabilidad por rentas es mucho más atractiva de lo que ha sido durante muchos años.  

Perspectiva histórica  

Aunque prevemos un entorno más positivo en la deuda pública en 2023, las perspectivas de los diferenciales de deuda corporativa son más inciertas. De hecho, podrían producirse nuevas ampliaciones o volatilidad en los diferenciales a partir de ahora, especialmente en los bonos High Yield, en respuesta al deterioro de las condiciones macroeconómicas.

 

Eso supone que la correlación negativa clásica entre los tipos de la deuda pública y los diferenciales podría reafirmarse, lo que beneficiará a un enfoque barbell diversificado como el que aplicamos en nuestra propia estrategia. Aunque pensamos que los inversores en deuda corporativa cobran actualmente por esperar, también creemos que la deuda pública puede ofrecer no solo la posibilidad de conseguir rentabilidades positivas, sino también una potente cobertura frente a la volatilidad en la deuda corporativa.

 

La asignación de activos de nuestra estrategia, cuando se combina con una escrupulosa selección de títulos centrada en evitar los impagos o la pérdida permanente de capital, puede ayudar a generar rentabilidades ajustadas al riesgo sólidas, especialmente en fases de mayor volatilidad en los mercados de bonos corporativos.  

The value of active minds: pensamiento independiente 

Una característica clave del enfoque de inversión de Jupiter es que evitamos la adopción de una visión de la casa, prefiriendo permitir a nuestros gestores de fondos especializados formular sus propias opiniones sobre su clase de activos. En consecuencia, debe tenerse en cuenta que todas las opiniones expresadas -incluidas las relativas a consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza- son las del autor o autores, y pueden diferir de las opiniones mantenidas por otros profesionales de la inversión de Jupiter.  

Información importante  

Esta comunicación está destinada a los profesionales de la inversión* y no es para uso o beneficio de otras personas, incluidos los inversores minoristas. Este documento tiene únicamente fines informativos y no constituye un asesoramiento de inversión. Los movimientos del mercado y de los tipos de cambio pueden hacer que el valor de una inversión baje o suba, y usted puede recuperar menos de lo invertido originalmente. Las opiniones expresadas son las de los gestores del Fondo en el momento de la redacción y no son necesariamente las de Jupiter en su conjunto, y pueden estar sujetas a cambios. Esto es especialmente cierto durante los periodos en los que las circunstancias del mercado cambian rápidamente. Los ejemplos de participaciones tienen únicamente fines ilustrativos y no constituyen una recomendación de compra o venta. Se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de la información proporcionada, pero no se ofrece ninguna seguridad ni garantía. Emitido en el Reino Unido por Jupiter Asset Management Limited, con domicilio social: The Zig Zag Building, 70 Victoria Street, London, SW1E 6SQ está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority. Emitido en la UE por Jupiter Asset Management International S.A. (JAMI), con domicilio social: 5, Rue Heienhaff, Senningerberg L-1736, Luxemburgo, que está autorizada y regulada por la Commission de Surveillance du Secteur Financier. Publicado en Hong Kong por Jupiter Asset Management (Hong Kong) Limited (JAM HK) y no ha sido revisado por la Securities and Futures Commission. Ninguna parte de este comentario puede ser reproducida de ninguna manera sin el permiso previo de JAM, JAMI o JAM HK.

 

 

*En Hong Kong, los profesionales de la inversión se refieren a los inversores profesionales, tal y como se definen en la Ordenanza de Valores y Futuros (Cap. 571 de las Leyes de Hong Kong), y en Singapur, a los inversores institucionales, tal y como se definen en la Sección 304 de la Ley de Valores y Futu