La reciente reelección del primer ministro Narendra Modi, a pesar de haberse logrado sin una mayoría absoluta, ha dado lugar a un gobierno de coalición bajo su liderazgo. La Alianza Nacional Democrática (NDA), liderada por el Partido Bharatiya Janata (BJP), obtuvo 293 escaños, superando cómodamente la marca mayoritaria de 272 escaños, a pesar de ser 60 escaños inferior a su recuento de 2019.

Gobiernos de coalición: Una norma histórica

Los gobiernos de coalición han sido parte integral del panorama político de la India durante casi cuatro décadas. Desde 1989, los gobiernos de coalición han sido más la norma que la excepción en la India. Por ejemplo, la Alianza Progresista Unida (UPA), liderada por el Congreso, gobernó de 2004 a 2014 a través de una coalición, aplicando con éxito importantes reformas económicas y manteniendo la estabilidad política. Del mismo modo, la NDA liderada por el BJP ha gobernado efectivamente como una coalición desde 2014, siendo las elecciones de 2014 y 2019 una desviación inusual en la que el BJP en solitario se aseguró la mayoría.

El precedente de un gobierno de coalición exitoso se estableció firmemente a principios de la década de 1990. Los gobiernos liderados por diversas coaliciones a menudo han promulgado reformas económicas sustanciales, mejorando la posición económica global de la India. En particular, el gobierno de coalición del BJP en 1999 y la coalición liderada por el Congreso en 2004 encabezaron reformas que sentaron las bases de un crecimiento económico sostenido. Es importante señalar que muchos de los años de gobierno de coalición estuvieron acompañados de altas tasas de crecimiento económico y de rendimientos bursátiles saludables.

Resultados sin precedentes de un solo partido (a parte del propio BJP) en los últimos tiempos.

La actuación del BJP, que obtuvo 240 escaños en solitario, representa el mayor resultado de un solo partido (excluidas las recientes victorias del BJP) desde la oleada de simpatía por Rajiv Gandhi en 1984, tras el asesinato de la entonces Primera Ministra Indira Gandhi. Este logro subraya la continua fortaleza del BJP y la influencia de Modi en la política india, reafirmando el sólido respaldo popular y la fuerza organizativa del partido. En el norte del país hubo votos claramente contrarios a la tendencia, aunque la cuota de voto del BJP aumentó en el sur.  Claramente, los mercados y los expertos electorales se equivocaron al esperar una clara mayoría del BJP, como en 2014 y 2019.

Perspectivas económicas: Un crecimiento prometedor y estabilidad

La economía de la India está preparada para un fuerte crecimiento, reforzado aún más por la reelección de Modi. India acaba de registrar la mayor tasa de crecimiento del PIB a nivel mundial, estimada en un 8,2% para el ejercicio fiscal 2023-24.  Esta notable hazaña se produce en medio de la incertidumbre económica global y es indicativa de los sólidos fundamentos económicos de la India y de la eficacia de sus medidas políticas.


Este crecimiento se complementa con la previsión de una fuerte temporada de monzones, que promete rejuvenecer los ingresos rurales y estimular el aumento del consumo. El Departamento Meteorológico de la India (IMD) ha pronosticado una temporada de monzones favorable para 2024, una mejora significativa tras varios años de precipitaciones por debajo de la media. La llegada de monzones en abundancia es crucial para el sector agrícola, que da empleo a una parte importante de la población e impulsa la demanda rural.


Además, las empresas indias han registrado beneficios récord en el ejercicio que concluyó el 31 de marzo de 2024. Los beneficios netos combinados de las empresas del Nifty 50 aumentaron un 18% interanual, lo que refleja el buen comportamiento de las empresas. Posteriormente, los analistas han revisado al alza las tasas de crecimiento del beneficio por acción (BPA) para los ejercicios 25 y 26, lo que indica una confianza sostenida de los inversores y una perspectiva positiva de la rentabilidad empresarial.  Las empresas en las que hemos invertido han registrado, por término medio, un crecimiento de los beneficios significativamente superior al del índice.

Reformas estratégicas, prosperidad continuada y ausencia de giros en falso

Se espera que el gobierno liderado por Modi siga aplicando reformas estratégicas que han sido fundamentales para impulsar el ascenso económico de la India. Las reformas más importantes en materia de desarrollo de infraestructuras, economía digital y consolidación fiscal han creado un entorno propicio para el crecimiento. Por ejemplo, el énfasis del Gobierno en el gasto público de capital, como el proyecto nacional de infraestructuras (NIP), ha impulsado significativamente el desarrollo de las infraestructuras.  No se prevén grandes ralentizaciones en el gasto en infraestructuras o defensa, aunque las nuevas reformas políticas pueden sufrir retrasos. Uno de los aliados será el partido Telugu Desam, liderado por N. Chandrababu Naidu. Naidu es conocido por sus firmes credenciales reformistas y se le atribuye, en gran medida, el mérito de haber transformado Hyderabad en un centro tecnológico. Compañías como Microsoft y Google han establecido grandes oficinas en la ciudad.

Oportunidades de inversión y sentimiento del mercado

Los indicadores económicos positivos y un gobierno estable son un buen augurio para los inversores. El Banco de la Reserva de la India (RBI) ha desempeñado un papel crucial en el mantenimiento de la estabilidad económica al mantener el tipo de interés de las repos en el 6,5%, lo que garantiza una amplia liquidez en el mercado. Además, los esfuerzos del RBI por acumular importantes reservas, que actualmente ascienden a unos 640.000 millones de dólares, amortiguan la volatilidad económica global.


La prudencia fiscal del Gobierno y su énfasis en las reformas estructurales aumentan aún más el atractivo del mercado indio para los inversores nacionales y extranjeros. El déficit fiscal para el año fiscal 24 fue inferior al 5,6% del PIB, mejor que la estimación del Gobierno, lo que refleja una sólida gestión fiscal. Antes de que se anunciaran los resultados de las elecciones, S&P Global Ratings elevó la semana pasada la perspectiva de la calificación de la deuda pública india de «estable» a «positiva», manteniendo al mismo tiempo su calificación «BBB-».

Las perspectivas siguen siendo positivas

La reelección del Primer Ministro Modi, aunque a través de una coalición, debería garantizar la estabilidad y la prosperidad económica de la India. Con una sólida base de gobierno de coalición y un compromiso con las reformas económicas, la India seguirá siendo un destino lucrativo para los inversores a largo plazo. Las perspectivas económicas positivas, reforzadas por una temporada de monzones prometedora y unos resultados empresariales sólidos, consolidan la posición de la India como líder del crecimiento mundial.

En nuestra opinión, es probable que la India continúe con el notable progreso realizado en los últimos años bajo un Gobierno de coalición de Modi. Los inversores pueden esperar un período de estabilidad y crecimiento sostenido, que garantice que la India siga siendo una opción atractiva para las inversiones a largo plazo.

Es posible que los mercados fluctúen en ambas direcciones durante las próximas semanas, a medida que se vaya perfilando el nuevo gabinete y se dé a conocer el presupuesto a principios de julio. Sin embargo, una vez que se haya asentado la polvareda, creemos que la atención volverá a centrarse en los fundamentales, que siguen siendo extremadamente sólidos.

The value of active minds: pensamiento independiente: